Sigueme en: Twitter Facebook

jueves, 8 de octubre de 2009

Las deudas malas



Hace unos días comencé a tratar el tema del endeudamiento. Todos conocemos personas que tienen grandes dudas sobre el tema, otros le tienen pánico a endeudarse, y otros son demasiado temerarios a la hora de comprometer su “esperanza de ingresos futuros”.

En términos simples podemos decir que una deuda mala es aquella que no produce ningún rendimiento, es decir, que utilizamos para adquirir productos y servicios que pueden considerarse “pasivos”. El caso quizá extremo, es Kiyosaki, quien se ha creado muchos adversarios por decir que tu casa es un pasivo, y no un activo, tema que podríamos dejar para más adelante, y no complicar mucho el tema por el momento.

Un ejemplo de una deuda mala es por ejemplo comprar la T.V. de plasma de 42” que tanto deseas, pagándola con tu tarjeta de crédito, o con “cómodas” mensualidades en la tienda, y “ahí voy a ver cómo voy saliendo”. Es lo que hacen muchas personas que no tienen ni idea de cómo se encuentra su situación financiera, no tienen una meta concreta, y por si fuera poco, no pueden aplazar la gratificación de tener la T.V. (fácilmente podrían decidirse a ahorrar mensualemente una cantidad hasta que puedan comprarla de contado).

Hagamos unos números hipotéticos, pero posibles, sobre éste tema:
  • T.V. plasma 42”: $1,500.00
  • Tasa de interés: 16% anual
  • Plazo: 12 meses
En éste caso, pagarías 12 cuotas de $145.00, y al final habrás pagado $1,740.00 por la T.V. Ésto equivale a un interés de $240.00. Es decir, la T.V. te costó un 16% más que si lo hubieras pagado al contado. Mucha gente piensa que es un costo relativamente bajo con tal de poder disfrutarla hoy, en lugar de ahorrar los $145.00, por 10 meses, y comprarla al contado.
El problema de éste método para adquirir productos y servicios, es que se convierte en un hábito que al final puede producir descalabros financieros. Cuando menos lo sientes, tienes deuda por la T.V., por el vehículo, por la casa, por la emergencia que tuviste y no tenías ahorros para cubrirla, y para ajuste de penas, las tarjetas de crédito “topadas”. 
 
Quitemos lo catastrófico (aunque a veces real), y asumamos que mantienes un nivel “adecuado” de deudas. Te endeudas con la T.V. y el vehículo. Supongamos que las cuotas mensuales equivalen al 20% de tus ingresos, y tu te sientes “tranquilo”. Ese 20% que pagas mensualmente probablemente te impida ahorrar, tener un fondo para emergencias, invertir, etc. El problema es que las emergencias suceden: puedes quedarte sin trabajo, puedes sufrir un accidente o una enfermedad, o pueden pasar muchas cosas que te hagan imposible honrar dicha deuda, perder el objeto que adquiriste, sufrir demandas, dañar tu historial crediticio, etc.

En lugar de ésto, podrías intentar ahorrar mensualmente ese 20% de tus ingresos, dividiendo el ahorro en categorías: T.V., carro, emergencias. Sentirás la emoción de ver crecer tu ahorro, con la ilusión que te generará saber que te faltan unicamente “x” meses para poder comprar lo que quieres. Aparte de ésto vas formando un fondo de emergencias que te permite vivir más tranquilo, y por último, si sufres cualquier circunstancia que limite o anule tus ingresos, o que haga desaparecer tus ahorros, no tienes un compromiso que debes afrontar y tu preocupación será menor, pues es más sencillo conseguir los ingresos suficientes para comer, que para comer y pagar deudas.

En un próximo artículo trataremos el tema de las deudas buenas, y que éste artículo te sirva para reflexionar.


Recuerda que si quieres recibir las actualizaciones de Instructor Financiero, debes ingresar tu dirección de correo electrónico en la casilla ubicada en la columna derecha de ésta página.

En Facebook comparto pensamientos y otros recursos:

¡También puedes seguirme en Twitter, en @jfobiols!

4 comentarios:

Esteban Leal dijo...

Buena la entrada, realmente no debiera uno gastar mas de lo que tiene. Como lei por ahi, si no puedes pagarlo de contado sencillamente no te lo mereces, ahorra y compralo.

Saludos desde Mexico

Anónimo dijo...

Hola José,

Te felicito por este tu blog!!

La verdad es un tema que tambièn a mi me apasiona y donde quiera que voy me la paso leyendo libros y revistas sobre este nicho.

Llegue a tu blog a travès del foro pfi.

Te deseo mucho exito con tu emprendimiento.

Un fuerte abrazo,

Leo

José Felipe Obiols dijo...

Muchas gracias Leo, y te deseo éxitos a ti también.
Saludos,

Pedro Catzin Perez dijo...

Hola! Gracias a este Blog me estoy instruyendo un poquito más cada día aún cuento con 17 años pero me interesan este tipo de temas para entender un poco más de mi carrera a futuro. Saludos desde Mérida, Yucatán México